dimecres, 4 de juliol de 2012

04|07|1982



Hace un rato, la "señorita de las margaritas mágicas" me ha recordado "La fille sur le pont"... Uno de sus fragmentos dice:
‎- ¿Cómo se imagina el futuro? 
- No lo he pensado... Cuando era pequeña sólo deseaba una cosa: crecer. Quería que sucediera deprisa, pero ahora no sé para qué ha servido todo esto. No sé para qué... hacerme mayor.


En el Cráter ya he pasado mis 27, mis 28, mis 29... Y hoy llego a los 30. Con más vértigo que nunca. No puedo decir mucho más, salvo que me gustaría volver a ser esa niña subida a un burro que guiaba su abuelo o a un almendro recién convertido en cenizas.


2 comentaris:

Bala perdida ha dit...

Yo no creo en la edad.

Todos los viejos
llevan
en los ojos
un niño,
y los niños
a veces
nos observan
como ancianos profundos.

(....)Ahora,
tiempo, te enrollo,
te deposito en mi
caja silvestre
y me voy a pescar
con tu hilo largo
los peces de la aurora!

Oda a la edad. Pablo Neruda

Supongo que a todos nos gustaría habernos quedado en tiempos más sencillos, nos hubiéramos ahorrado muchos disgustos pero nos habríamos perdido un montón de cosas buenas (como haberme conocido jejej)

Felices 30 Lunática!!! Sigamos haciendo buenos recuerdos para que luego podemos echarlos de menos :)

Raquel* ha dit...

Gracias Bala!!!

Realmente estoy feliz de haber llegado hasta aquí con gente como tú y como otro puñado de personillas que me hacen la vida bonita! (y a la mayoría no os conocía en los tiempos en los que trepaba por cualquier cosa menos por los años que dan vértigo!)

Un abrazo de esos que no te gustan! (porque ahora ya tengo 30 y me lo tienes que permitir :P)